Slider

Actualmente y gracias a los avances tecnológicos, ha sido posible que muchas de las actividades que se hacían de forma manual, hayan pasado a ser sistematizadas y manejadas de forma digital.

La educación no ha sido la excepción a esta tendencia, por ello, muchas escuelas y universidades entre otras, han optado por llevar sus programas a la web con gran éxito, pues esto permite que los estudiantes adapten e incorporen es su estilo de vida el aprendizaje, gracias a la flexibilidad que la virtualidad les permite tener.

Infortunadamente para quienes desean aprender idiomas, el aprendizaje virtual es un método poco eficiente y de lento avance, toda vez que en él se puede aprender la parte teórica y de vocabulario, pero es poco práctico a la hora de contextualizar situaciones de la vida real, pues los diálogos y ejercicios que se presentan están diseñados con base en los temas gramaticales que se estén aprendiendo en el momento, pero que son poco prácticos en el entorno real, donde las interacciones no obedecen a temas gramaticales y se ciñen a esta línea, sino que obedecen a los contextos donde se esté desarrollando la interacción, es decir, una conversación no se dará solo en pasado, presente, futuro o referente a un vocabulario en particular, sino que tendrá un mix de todos.

Por ello, el mejor método para aprender una lengua es el método presencial, donde el estudiante tendrá la oportunidad de practicar este mix a través de la interacción con sus compañeros, expresando y escuchados puntos de vista diferentes que le permitirán preparase para enfrentar conversaciones reales a futuro.

Si por temas de tiempo, localización u otros, no es posible tomar un programa presencial, se podría tomar un programa virtual, pago o no, siendo los no pagos la mejor opción, para que use mejor su dinero en pagarle a un docente privado que el permita combinar el aprendizaje virtual con el uso real del idioma con otras personas.