Slider

La desinformación a la hora de contratar los servicios de una academia de idiomas ha llevado a miles de estudiantes a pagar por programas que no cursaron por falta de tiempo, dinero, insatisfacción o cambios en sus tiempos de trabajo o estudio.

Cuando los estudiantes contratan programas de idiomas muchas veces no revisan en detalle el contrato y las obligaciones que se adquieren con éste, lo que a futuro se convierte en un dolor de cabeza, más aún si la no continuidad se da por la inconformidad con la calidad y metodología del programa contratado.

Este tipo de prácticas son generalmente utilizadas por aquellas academias que se preocupan más por la captación de dinero que por la calidad de las clases que imparten, por ello, es importante buscar fuentes de información como foros, recomendaciones en Google y demás, que puedan ayudarte a evitar este tipo de establecimientos; afortunadamente las personas que se han sentido estafadas o vulneradas en sus derechos, son las primeras en avocarse a internet para poner en conocimiento de todos, las razones por las cuales estas academias no son lo que aparentan.

 

Juan Montes

Especialista en Educación e Idiomas