Slider

Al decidir empezar a aprender el idioma inglés, ya sea porque lo necesitamos para nuestro trabajo o para estudiar, o porque vamos a viajar a un país donde no se hable español, o porque simplemente nos gustaría poder usarlo y entenderlo en diferentes contextos; al igual que la inmensa mayoría de quienes inician este proceso, nos enfrentamos a uno de los más grandes obstáculos: “No entender lo que se dice”. ¿Cómo podemos entrenar el oído para entender conversaciones en inglés? Lo ideal sería poder encontrar un método rápido, fácil y 100% efectivo para lograrlo; sin embargo, debemos saber que el proceso toma tiempo y requiere muchísimo empeño y constante práctica de nuestra parte. Es como decidir ir al gimnasio. La buena noticia es que, si lo hacemos así, seguro lo lograremos. Pero no es solo eso, necesitamos que el proceso sea lo más efectivo posible y para eso se requiere tener unas estrategias y un método constante y organizado. Además, que no sea tedioso para que garanticemos que lo hagamos durante todo el tiempo que sea necesario. Practicar listening incluye todo un universo de posibilidades, algunas más efectivas y entretenidas que otras.

A continuación, les daremos algunos tips para educar tu oído. Parece obvio, pero para mejorar el listening lo que más hay que hacer es precisamente escuchar. Es necesario decirlo porque muchas veces encontramos personas que dicen que tienen dificultad al entender una conversación en inglés, pero cuando indagamos cuánto tiempo dedican a ello, realmente es muy poco. Hay que hacerlo tanto como se pueda. La mejor manera de hacerlo es incorporarlo a nuestras rutinas diarias para que represente la menor cantidad de tiempo extra posible y se pueda hacer incluso si estamos muy ocupados.

¿Dónde puedo encontrar audios/vídeos para practicar?

Internet es el paraíso, vivimos en la época perfecta para eso; además de lo que practicamos en clase con nuestros textos y que podemos repasar en casa, lo que más podemos tener a la mano se puede resumir en 3 palabras: Youtube, podcasts y Streaming. Estos 3 elementos son parte de la vida cotidiana de la mayoría de seres humanos que quieren estar en contacto con el mundo exterior en donde el inglés es el idioma universal. En Youtube solo es hacer una búsqueda sobre el tema que deseemos y seguro habrá cientos de resultados en inglés. Podemos optar por usar (o no) subtítulos, o incluso modificar la velocidad del audio si lo encontramos muy complejo o muy sencillo.

Los podcasts son archivos de audio subidos a internet que normalmente relatan sobre infinidades de temas (deportes, cine, autosuperación, música, historia, etc.). Los podemos encontrar en plataformas como Spotify, Apple podcast, Google podcast, etc. O en los sitios web relacionados directamente con cada tema de nuestro interés. Para el streaming por dar un ejemplo, en Netflix podemos (y debemos) configurar cada contenido para verlo en su idioma original. Normalmente la mayor cantidad de contenido viene en inglés así que no más pereza. ¡Nada de películas dobladas! Y eso incluye cuando las vemos en nuestro servicio de cable (usar la función SAP para cambiar el idioma de audio) y también cuando vamos a cine, siempre buscar la función subtitulada. Al principio va a ser difícil. Todo esto siempre debe ir apoyado por el aprendizaje de las demás habilidades que nos ayudarán a ir avanzando más fácilmente. Empecemos con audios o vídeos cortos que no sean extenuantes y que podamos repetir varias veces. Pongamos especial atención en la pronunciación de los diferentes sonidos y si es posible, imitémoslos. Por ejemplo, podemos buscar videos sobre temáticas diversas o incluso específicamente sobre algún tema que hayamos trabajado en la clase de inglés y que queramos reforzar. De esta forma no solo estaremos repasando la gramática sino también practicando nuestro listening.

¿Cómo entender los diferentes acentos?

Lo primero es que debemos olvidarnos de la idea de que los acentos que existen son británico y americano. El inglés tiene muchísimos diversos acentos que dependen de la región específica donde se vive; por ejemplo, en diversas áreas de los Estados Unidos o el Reino Unido, y no nos olvidemos de Australia o de la India, sólo por mencionar otros grandes países donde usan el inglés como idioma oficial. Esto es importante saberlo para no estrellarnos con la realidad y frustrarnos. Es como nos pasa en español: Existe español hablando en España, en México, en el Caribe, en Colombia o en Argentina, solo por mencionar algunos, y dentro de cada uno de estos países hay diversos acentos regionales. Igual es en inglés así que también será normal que entendamos más fácilmente un acento y que alguno se nos dificulte. Incluso les pasa a los nativos, por lo que debemos practicar ya sea los que más trabajo nos cueste o los que más vayamos a necesitar. Los más utilizados son el llamado inglés americano, que podemos definir como el que escuchamos en las películas de Hollywood o el inglés británico que es el utilizado, por ejemplo, en la BBC de Londres o el que requeriremos si queremos presentar el IELTS.

Al poder reconocer en general estos dos acentos, será un punto de partida para ir entendiendo las variaciones que estos tienen. De acuerdo con esto, debemos encaminar todos los ejercicios propuestos anteriormente al acento que queramos, pero tratando de variar entre estos dos y otros que nos vayamos encontrando en el camino. Entre más acentos escuchemos, más fácil será irlos reconociendo.

Finalmente, tengamos paciencia y constancia. El camino es largo, pero con disciplina iremos viendo los frutos del trabajo. Hallemos el disfrute en escuchar cada fragmento que encontremos y no nos frustremos al primer intento. Cuando empecemos a ver el cambio, será aún más gratificante.